domingo, 9 de noviembre de 2014

¿Que por qué no me gustó True Detective?

Por Natalia Mitov

Hace ya como cosa  de un año o algo menos que se estrenó True Detective y la verdad es que causó furor: todo el mundo hablaba de True Detective y de Matthew McConaughey. Pero a mí la cosa no me convencía y es que desde que Matthew McConaughey se llevó el Oscar al Mejor Actor en lugar de Leonardo DiCaprio, le tengo un poquito de asco (tranquilos, se irá notando a lo largo del artículo). Sin embargo, un buen día el compañero Raúl S. Saura empezó a decirme que tenía que ver True Detective, que era la serie del año, que McConaughey estaba impresionante y demás. Tal fue su táctica de acoso y derribo que al final logró convencernos a otras dos compañeras y a mí de que viéramos la serie.

True Detective

Así fue cómo un día de verano en el que me aburría hasta límites insospechados vi True Detective. Vine, vi y me arrepentí. No me gustó, me entretuvo, pero ni de lejos me parecía el pedazo de serie de la que hablaba todo el mundo y ahora os explicaré por qué.

Para empezar me parece que su éxito se basa en el plagio. Desde el primer capítulo pude ver que habían tomado cosas de series de éxito como son Sherlock y Hannibal. Es decir, cuando encuentran a la chica muerta desnuda y rezando y con una cornamenta de ciervo en la cabeza, pensé inmediatamente en Hannibal. Precisamente en Hannibal el ciervo tiene una gran importancia, las primeras víctimas que aparecen muertas están ensartadas con cornamentas de ciervos y en un capítulo el asesino puso a dos de sus víctimas en posición de orar y encima los desnudó. Además todo el rollo metafísico y de la mente que se trae McConaughey recuerda a las conversaciones entre Hannibal y Will Graham por su complejidad. Y en cuanto a Sherlock, sólo hay que fijarse en la relación que tienen McConaughey y Woody Harrelson. Woody es un hombre de familia simplón que piensa más bien con la polla y McConaughey demuestra tener una gran inteligencia que a veces usa para ofender a los demás sin importarle sus sentimientos (aunque en el fondo sí que le importan los de Woody). ¿Acaso Watson no es más simple que Sherlock? ¿Acaso no se pasó las dos primeras temporadas quedando con un montón de mujeres? ¿Acaso Sherlock mide sus palabras? ¿Acaso a Sherlock  no le importan los sentimientos de Watson? Eso por no hablar de la relación de McConaughey con la mujer de Woody, que parece ser la única que entiende realmente a Matthew. ¿No os recuerda al colegueo que hay entre Sherlock y Mary Watson?

Rust examina la escena del crimen


       En cuanto al rollo Sherlock que le han puesto a McConaughey, lo siento, pero a mí no me parece creíble. Sinceramente me cuesta mucho imaginarme a un tío que siempre se ha caracterizado por hacer comedias románticas de mierda hablando del sentido del universo de forma pesimista. Lo siento, pero después de verle marcar palmito al lado de Kate Hudson o de Penélope Cruz, después de haber visto Cómo perder a un chico en 10 días, después de todo eso no podéis esperar que porque haya hecho la película de su vida junto a Jared-Tengo-Un-Hype-Que-Lo-Flipas-Leto me lo vaya a tomar en serio. Lo siento, pero no.

Pero sigamos con la serie, ahora que ya me he desahogado sobre McConaughey. También opino que True Detective peca de lo mismo que pecan las series actuales. Es decir tienen un piloto brutal, que te engancha y te hace querer seguir viendo la serie, pero de repente pega un bajón durante dos o tres capítulos que hacen que te den ganas de tirar el ordenador a la basura. Yo me estoy planteando denunciar a los creadores de True Dtective y de Penny Dreadful por quitarme horas de vida porque hasta el cuarto o el quinto capítulo ninguna de las dos vuelven a pegar el subidón. Si yo tuviera algo que ver con alguna de estas dos series me preocuparía, pues es muy fuerte que teniendo solo ocho capítulos, la mitad sea un coñazo.

Rust y Marty investigan el caso

Y ahora volvamos otra vez a la trama. Hablemos de un aspecto fundamental que toda serie que se precie debe tener: el malo. Bien… ¿QUÉ CLASE DE MALO ES EL REY AMARILLO? Yo había oído a gente decir que era la hostia, que era como Moriarty de Sherlock y de repente lo veo y… ¿Moriarty?¿En serio? Yo claro, ya iba con esa idea de un malo guay, con traje, incluso lo de la cicatriz le quedaba bien y lo de los niños le aportaba su toque de crueldad. Además no nos olvidemos de que estuvo dándole esquinazo a la policía durante 15 años (vale que con cierta ayudita del ricachón de turno), pero 15 años son 15 años, tenía que ser un genio. Pues no. El Rey Amarillo es un jardinero gordo con la cara llena de cicatrices en plan típico quinceañero que se revienta los granos y se le quedan los cráteres. ¿Creéis que esto aún no consigue acabar con la magia? Pues esperad que aún hay más. El Rey Amarillo es un jardinero gordo con cicatrices que vive en una casa en el pantano rodeado de mierda y que se folla a su hermana. Vamos, que lo más digno que tiene ese ser es que tiene un pastor alemán. ¿Lo mejor de todo? Que este tío les ha estado dando esquinazo a McConaughe, a Woody y al resto del cuerpo de policía durante 15 años. O son gilipollas o se han estado tocando los huevos a dos manos porque yo no lo entiendo.

El Rey Amarillo

Y por todo eso no tengo claro que vaya a seguir viendo True Detective. Más aún después de toda la movida con el casting. Ay, que ya iban fardando de que a lo mejor fichaban a Brad Pitt para la segunda temporada. Pero claro “a lo mejor” no quiere decir  “seguro” y Brad Pitt no es Matthew McConaughey o Woody Harrelson, su carrera no está estancada y aunque así sea, su mujer ha hecho recientemente Maléfica y ha escrito y dirigido alguna que otra peli, así que a las malas siempre puede vivir de Angelina. ¿El resultado? Que nos prometieron solomillo y nos van a dar un simple filete, pues la segunda temporada correrá a cargo de Colin Farrell. A ver si para la tercera no venden la piel del oso antes de cazarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario